fbpx

Todos sentimos hambre de vez en cuando. Pero no todas las sensaciones de hambre son iguales. Veremos los siete tipos de hambre en este blog y discutiremos formas saludables de saciarlos.

1

1.- Hambre estomacal

El hambre estomacal es la forma más común de hambre que sentimos y a menudo se asocia con tener el estómago vacío o sentir un “gruñido” en el abdomen. Cuando este tipo de hambre se presenta, nuestro cuerpo nos está indicando que necesita nutrimentos para funcionar correctamente. Es importante elegir alimentos nutritivos que satisfagan esta necesidad fisiológica, para evitar comer en exceso y mantener una buena salud digestiva. Algunas opciones saludables podrían incluir alimentos ricos en fibra, proteínas y grasas saludables, como frutas y verduras, carnes magras, pescado, nueces y semillas.

2.- Hambre olfativa

Este tipo de hambre se relaciona directamente con nuestro sentido del olfato y se despierta al percibir un aroma atractivo y delicioso, como el de un pan o una pizza recién salida del horno. Cuando sentimos este tipo de hambre, es importante elegir opciones saludables que también tengan un aroma agradable y satisfactorio para nuestros sentidos. Las frutas frescas, los frutos secos tostados y las hierbas aromáticas son excelentes opciones para saciar este tipo de hambre sin comprometer nuestra salud.

2
3

3.- Hambre oral

Este tipo de hambre se manifiesta como un deseo de experimentar sensaciones placenteras en la boca. La textura, el sabor y la presentación de los alimentos son fundamentales para satisfacer este tipo de hambre. Es importante prestar atención al masticar y saborear cada bocado lentamente para disfrutar de la experiencia sensorial completa. Además, comer de manera consciente y saborear cada bocado ayuda a reducir la cantidad de alimentos que consumimos y nos permite sentirnos más saciados con menos.

4.- Hambre visual

Es una excelente oportunidad para experimentar con nuevos alimentos y preparaciones. Además, también es importante tener en cuenta que los alimentos saludables, como frutas y verduras, suelen tener colores brillantes y atractivos, lo que puede ayudar a saciar este tipo de hambre de manera nutritiva. Recuerda que los ojos también comen y que una presentación atractiva puede aumentar la satisfacción y el disfrute de la comida.

4
5

5.- Hambre mental

Basado en suposiciones y teorías, frecuentemente sin sustento. Por ejemplo, algunas personas pueden sentirse obligadas a comer incluso cuando no tienen mucha hambre simplemente porque ya es la hora del almuerzo, o pueden evitar determinados alimentos porque creen que no son saludables, aunque no tengan intolerancias o alergias alimentarias. Es importante tener en cuenta que cada cuerpo es único y que nuestros requerimientos nutricionales pueden cambiar dependiendo de nuestro estilo de vida y salud general. Para conocer lo que requerimos es preciso acudir a un nutricionista.

6.- Hambre celular

Este tipo de hambre se presenta como antojos y ocurre cuando el cuerpo requiere nutrimentos particulares para su equilibrio. Cuando tienes antojos de frutas o carne, por ejemplo, puede ser que necesites más vitaminas y antioxidantes en tu dieta o que necesites más proteínas en tu dieta. Es crucial prestar atención a las señales que nos envía nuestro cuerpo y escucharlas. Cuando los antojos aparecen con frecuencia, es posible que su dieta no sea equilibrada o que deba hacer algunos cambios de tus hábitos alimenticios.

6
7

7.- Hambre emocional

Cuando experimentamos privaciones, soledad u otras emociones desagradables que tratamos de adormecer con comida, experimentamos hambre del corazón. Comer no es una solución a largo plazo, a pesar de que puede hacernos sentir mejor temporalmente. Es fundamental abordar las causas fundamentales de sus emociones y buscar alternativas saludables para controlar el estrés y la ansiedad si siente que depende de la comida para compensar los vacíos emocionales. Para ayudarte a reconocer y manejar tus emociones de una manera más saludable, puede resultarte beneficioso buscar el consejo de un terapeuta o psicólogo.

No dudes en contactarme, como nutrióloga atiendo el aspecto alimenticio, pero también puedo ayudarte si te identificas con alguno de estos tipos de hambre o si tienes alguna consulta general sobre tu alimentación y estilo de vida.

Puedes obtener orientación nutricional desde la comodidad de tu hogar o en el consultorio gracias a los servicios en línea y presenciales de TuNutrióloga. No esperes más para mejorar tu calidad de vida con una alimentación sana y equilibrada.

¡Ponte en contacto con nosotros de inmediato para comenzar a cuidarte como te mereces!