fbpx

Adelgazar no es sólo cosa de hacer dieta y ejercicio, también de poner a trabajar a tu cerebro. Aquí te dejo estos secretos para bajar de peso:

¿A quién no le gusta estar en su peso? Siempre estamos buscando la manera de mantenernos en nuestro peso, por lo que con estas recomendaciones que te doy, estoy segura que el camino te será más fácil.

N° 1: Piensa que lo lograrás

La mente es poderosa, por lo que te invito a cambiar tu forma de pensar. Si eres de las personas que se menosprecian con palabras como: “nunca voy a ser capaz de hacer ejercicio, no tengo suficiente disciplina para hacer una dieta…”, te estás desalentando, al igual que lo haría otra persona si te dijera esas mismas palabras.

La forma de motivarte es imaginando que te ves saludable y radiante en tu vestido favorito, que sientes un gran bienestar, que al día siguiente vas a beberte una botella de agua, a caminar veloz en el parque y a sentir que desbordas energía.

N° 2: Asume la responsabilidad

Si esperas que tu familia y amigos te apoyen y animen en la difícil tarea de adelgazar, está bien. Pero si también quieres que sean los responsables de tu dieta, por ejemplo, cuidando que no cometas ningún desliz con la comida, no llegarás muy lejos.

Se ha visto que las personas que mayor éxito tienen en un plan para adelgazar, son aquellas que se responsabilizan de solucionar sus propios problemas. Apóyate en los demás, pero sin abusar: pídele a una amiga que te acompañe a una clase de zumba, pero no faltes al gimnasio sólo porque ella no puede ir.

N° 3: Fíjate metas realistas

Si quieres llegar a un peso por debajo de tu constitución natural, bajar tres tallas en dos meses o seguir al pie de la letra una dieta demasiado rigurosa, seguramente lo conseguirás, pero no serás capaz de mantenerte y te será fácil fracasar, desanimarte y abandonar la dieta.

Es mejor que te pongas objetivos semanales sencillos, pues cumplir logros pequeños te animará mucho y te será más fácil lograr los nuevos. Fíjate metas realistas midiendo tus progresos graduales como parte de un proceso a largo plazo, en el que eliminarás kilos y mejorarás tu salud.

N° 4: Comprométete firmemente

Si no has querido tomar la decisión de empezar una dieta sino hasta después de las vacaciones o cuando tu hermana quiera hacerla contigo, dejar las cosas para después te hará perder entusiasmo y te sentirás culpable por haberla retrasado.

Actúa con la misma decisión que cuando preparas tus vacaciones y aplícalo en tu dieta: haz una agenda, elige una actividad física y compra lo necesario para practicarla, planifica los menús, compra los alimentos sanos y estarás list@ para comenzar con tu nuevo estilo de vida.

N° 5: Planea tu éxito

Si tienes una vida muy ajetreada, un trabajo muy exigente, esposo, hijos pequeños y estás cada vez más tensa, no eres la única. El inconveniente es que no logras hacerte un espacio para hacer ejercicio ni para prepararte los alimentos adecuados.

Son muchas tareas, pero para adelgazar saludablemente debes hacer un cambio importante en tu vida: aprender. Aprender a planear las cosas, a dedicar un tiempo a cada actividad, a hacer nuevas actividades y a resolver todas tus obligaciones. Esto te ayudará a reducir el estrés.

N° 6: Aprende de los errores

En un esfuerzo a largo plazo son inevitables los fracasos, pero no permitas que esos pequeños errores te desmoralicen y termines olvidándote de tus éxitos. Comer demasiado un día y engordar un kilo no tiene consecuencias graves si vuelves enseguida a tu dieta.

Haber cometido un error es normal en la vida, recuérdate lo lejos que has llegado en tus objetivos, concéntrate en lo que vas a hacer, mira hacia atrás sólo para aprender de lo que sucedió y sigue adelante.